AYUDEMOS A NASTYA 

    Todos conocemos la expresión "la cara de la guerra". Hoy queremos hablarles de “las piernas de la guerra". De las piernas de una niña, que el 17 de marzo no alcanzó a llegar a un refugio en Chernihiv. Solo le quedaban 2 metros por recorrer. En la misma valiente ciudad de Chernihiv, donde la gente lleva más de un mes sin luz, agua, electricidad y sin corredores humanitarios para alimentos y medicinas.     Su nombre es Nastya, tiene apenas 20 años. Es una alumna de la mamá de Ksenia, pero es como si fuera su hija. Porque sabes que para los profesores no hay niños ajenos, todos son como hijos. ¡Nastya es una verdadera guerrera! El 17 de Marzo fue llevada al Hospital de Chernihiv, con sus piernas destrozadas. Sin luz ni calefacción, se le realizaron dos operaciones de suma complejidad y se decidió trasladarla al hospital de Kyiv. Se busco un transporte especial para llevarla, pues hace tiempo que dejaron de llegar las ambulancias a Chernihiv. Los puentes que permitían entrar desde otras ciudades fueron bombardeados. Pero logró salir. 

    Kyiv 23 de Marzo.  Ahora quiero citar las palabras del padre de Nastya (02:39 am) y pensar por un segundo en lo que sintió:     "Es terrible e impactante... si la operación no se realiza con urgencia, es posible que Nastya no viva para ver el mañana. La circulación sanguínea se ha cortado por mucho tiempo y los tejidos dañados empezaron a matar el cuerpo. Le tuvieron que amputar la pierna derecha por debajo de la rodilla. ¡Nastyusha es una gran persona y una heroína! Lloramos juntos, nos armamos de fe, y ¡a recuperarse y a vivir! Ayer, bajo anestesia se le realizó un complicado y largo vendaje. Los médicos además estaban tratando lesiones en su brazo derecho ...”         Dos días después de la operación, le dijeron a Nastya que le habían amputado la pierna hasta la rodilla, que necesitaba prótesis y un proceso de rehabilitación muy largo.     El 27 de Marzo Nastya ya mandaba saludos a todos los que la apoyaron. El papá dice que está aprendiendo a aceptarse a sí misma de una manera nueva y ya está pensando en cómo escribir su trabajo final: Nastya es estudiante del Facultad de Filología Alemana en Kyiv.

         Creemos que no habrá una sola familia ucraniana que no haya sido afectada por esta guerra. Pero mientras haya gente como Nastya, ¡el corazón de Ucrania latirá y nuestro país florecerá! Ahora les pedimos ayuda a todos.   Es una situación donde cada peso importa. ¡Juntos podemos! 

¿cómo donar?

Todo el recaudo de las camisetas, será para apoyar esta causa. compra la tuya aquí.

También puedes ayudarla con una donación en dinero